Barcelona, 28 enero 2019.-   La industria de automoción es uno de los motores de la economía, un sector en el que España es el 9º productor a nivel mundial. Es más, uno de cada cuatro vehículos españoles se fabrica en Cataluña, representando la logística el 3% de su PIB. En este contexto macroeconómico, ¿la Logística del vehículo terminado necesita dar un impulso a la intermodalidad para ser más eficiente?. Una consulta de los últimos estudios sectoriales sobre la materia destacan tradicionalmente un impulso de la intermodalidad, ante los previsible incrementos del transporte:

Es necesaria una correcta coordinación y planificación del transporte intermodal para evitar sobrecostes por ineficiencias entre modos de transporte. 

Intermodalidad es: Red Transeuropea de Transporte, Plan Marco Polo II, Proyectos como Bureau International du Container – BIC, Rolling Highways -, movimiento de camiones mediante el ferrocarril, etc. 

Umberto de Pretto, secretario general de la IRU, ha explicado el enfoque más actual sobre la intermodalidad:  “El tema es trascendental en la agenda de transporte global y ahora nos enfrentamos a una oportunidad y una responsabilidad para promover el funcionamiento efectivo del sector de transporte como un ecosistema totalmente integrado, haciendo un mejor uso de las capacidades existentes y mejorando la eficiencia de las cadenas logísticas. Con la creciente tendencia hacia la digitalización, esta visión de un organismo de transporte intermodal verdaderamente integrado y la posibilidad de que la información fluya a través de todos los modos de transporte se está convirtiendo en una realidad. El transporte de carga por carretera, en particular, se prevé que aumentará un 40% hasta 2030 y un 80% para 2050. Los sistemas de tránsito aduanero y los documentos electrónicos de transporte armonizados y digitalizados no solo ofrecen herramientas poderosas para satisfacer estas cifras crecientes, sino que también facilitan la intermodalidad. La optimización del transporte intermodal es una de las formas más efectivas de reducir los costos logísticos totales, aumentar la eficiencia, la capacidad y brindar un servicio de alta calidad. Es importante encontrar formas de aliviar los puntos de presión de “infraestructura flexible” en el sistema intermodal, como los cruces fronterizos, mediante el uso de soluciones existentes que tienen un historial comprobado para facilitar y asegurar el movimiento de mercancías.  La optimización del transporte intermodal a través de la logística digitalizada, utilizando herramientas como TIR digital y e-CMR, es clave para la contribución de la industria del transporte”.

En este sentido, Andrés Herbada, vicepresidente de UOTC, se ha referido a las cifras y a la realidad más cercana sobre el transporte intermodal: “Salvo casos aislados, la intermodalidad nacional por  ferrocarril no recuperará los niveles de hace décadas en España mientras no se logre una verdadera red que  permita atender a varias terminales con diversas  combinaciones. Mientras tanto, las empresas ferroviarias privadas han mantenido más o menos su actividad, han frenado su desarrollo por las incertidumbres del sector ferroviario y en todo caso se han limitado a dar servicio con trenes “monocliente”, lo que dificulta el crecimiento de la intermodalidad en el interior del país. Es de destacar no obstante, el caso de Multirail, empresa constituida por operadores de intermodal (TCS Trans, S.L. y Euconsa) que han consolidado su iniciativa de años anteriores ofreciendo un servicio intermodal multicliente de gran éxito entre Barcelona y Andalucía. Para que esto suceda y mientras no se logre una verdadera red que permita atender a varias terminales con diversas combinaciones, quizás sería imprescindible, que las tarifas de movimiento de UTIs en terminales cuando se transborde la unidad de tren a tren sean más reducidas, para favorecer así el intercambio entre relaciones de tráfico”. 

 KPMG: Intermodalidad Real 

Para aportar otras visiones y cifras, según la Consultora KPMG, España cuenta con centros de transporte por carretera, estaciones ferroviarias, puertos conectados por ferrocarril, puertos secos, zonas de actividades logísticas vinculadas a puertos cercanos y terminales intermodales privadas. Sin embargo, “no existen como tal grandes hubs logísticos intermodales que permitan satisfacer de manera eficiente, integral y sostenible las necesidades actuales de transporte”.

De hecho, el principal reto del sector, según KPMG, pasa por alcanzar una intermodalidad real, para lo que será necesario un transporte de mercancías por ferrocarril más competitivo y eficiente, mejorando determinadas infraestructuras, especialmente en el caso de las terminales ferroviarias en los grandes puertos, para lo que “ya existe un plan de desarrollo y financiación.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s